¿Sabes cómo comer para que tu nutrición sea apropiada?

Una buena alimentación no significa comer en abundancia, como piensa mucha gente. La nutrición adecuada se basa en comer lo necesario, siempre que elijas los productos beneficiosos para tu salud. Un ejemplo de régimen saludable lo puedes encontrar en nuestra famosa dieta mediterránea.

Por otro lado, debes intentar detectar y reducir al máximo el consumo de alimentos ultraprocesados, ya que se ha demostrado que conducen con facilidad a la obesidad.

Las claves de la alimentación saludable

Estar bien nutrido no es tener kilos de más, como se creía décadas atrás. Tampoco implica comer necesariamente grasas en todas las comidas. En una alimentación sana debes tener en cuenta tu organismo, tu presión arterial, los niveles de glucosa e, incluso, la práctica de algún ejercicio diario junto con el mantenimiento de una hidratación adecuada bebiendo, al menos, 1,5 L de agua al día.

Para lograr un equilibrio en este sentido requieres de una disciplina. Para comenzar necesitas habituarte a un horario fijo de comidas. Lo más recomendable es realizar cinco comidas diarias:

  1. El desayuno. Esta es la más importante de todas, ya que te proporcionará la energía que te va a ayudar durante toda la jornada. Por eso, es esencial que sea la comida más fuerte, en la que incluyas té o leche (puede ser sin lactosa), tostadas, cereal y una proteína, que puede ser de origen animal o vegetal, si esta es tu opción, puede ser una buena idea tomar unas tostadas untadas de hummus.
  2. Media mañana. En torno a las 12 del mediodía, puedes comerte una pieza de fruta. No solo te aportará vitaminas esenciales para tu organismo, sino que además te dejará saciado hasta la hora del almuerzo.
  3. Almuerzo. La segunda comida más importante. Puedes iniciarla con una ensalada y después seguir con una proteína, como carne magra o pescado.
  4. Merienda. Muy necesaria para que continúes con energía por la tarde y no te des el atracón nocturno. Dos piezas de fruta o una barrita de cereal serán suficientes.
  5. La cena. Deberá ser muy ligera. Tal vez un yogur y alguna fruta; también te puedes cocinar un plato de verduras al vapor.

Recuerda que la buena nutrición requiere de más disciplina y menos improvisación, por tanto, nuestro consejo es que planifiques tus comidas diarias y evites hacer la compra con hambre porque, cuando se compra con hambre, se tiende a comprar productos menos sanos. De esta forma, si solo tienes alimentos saludables en casa, te resultará más fácil seguir la dieta adecuada.

Por último, recuerda que no debes pasar hambre ni excederte en tus comidas para estar sano.

Comments are closed.