Terapia asistida con perros

 

No hay mejor terapia que el amor de un perro. Todos los días en todo el mundo millones de personas experimentan el increíble vínculo que se forja entre las personas y estos maravillosos animales domésticos. Esto es lo que ha fundamentado la terapia asistida con perros que se está dando para muchas personas ingresadas en hospitales o en residencias de ancianos. Se ha demostrado que los animales ayudan a mantener la salud, las personas que viven con animales tienen la presión arterial más baja, aportan compañía, reducen la depresión y aumentan la autoestima. Algunos estudios han demostrado también que las personas que viven con perros tienen niveles más bajos de triglicéridos y de colesterol que alguien que no tiene perro. El hecho es que los perros tienen un efecto calmante y terapéutico para las personas.

Cuando un perro visita un hospital todos se benefician de su presencia. No solo las personas ingresadas y enfermas sino que también el personal se ven afectados por la magia especial que estos amigos peludos llevan a sus instalaciones. La vida de un enfermo en un hospital es a menudo aburrida. Una visita de un perro rompe la rutina diaria y estas criaturas magníficas tienen la capacidad para estimular a los enfermos aportando multitud de beneficios.

Diferentes tipos de perros de terapia

Hay dos tipos reconocibles de perros de la terapia. Los más comunes son los perros que se utilizan para visitar hogares de ancianos, hospitales y escuelas. Estos perros se llaman perros de visita terapéutica. El segundo tipo se conoce como animal de terapia asistida y se utilizan para trabajar con personas con enfermedades mentales o físicas.  Tanto un tipo como el otro necesitaran de un trabajo con un adiestrador de perros o formador en perros de terapia.

¿Cómo reconocer a un perro de terapia?

Quizás hayas ido a algún hospital o alguna residencia de ancianos y hayas visto algún perro. Los perros de terapia suelen llevar algún tipo de identificación como por ejemplo algún arnés especial, algún chaleco o capa con un parche que dice animal de terapia.

¿Cómo hacer de tu perro un perro de terapia?

Tu puedes dar mayor calidad de vida a muchas personas, convirtiéndote en un voluntario de terapia asistida con perros manejador. Para ello y si tu perro tiene las capacidades necesarias para convertirse en animal de terapia deberás de realizar cursos o seminarios para poder convertir a tu gran amigo en un animal que ayude a muchas personas. Si estas interesado y no sabes dónde realizar los cursos siempre podrás llamar a algún adiestrador canino o de perros en tu zona y seguro que te asesora sobre qué pasos a seguir para convertiros en un gran binomio, perro y guía, que ayude a muchas personas en hospitales o en residencias de ancianos.

Comments are closed.