Consejos básicos para preparar un buen café

 

Uno de los aromas que estimula y nos motiva al comenzar un nuevo día es el de un buen café, independientemente de las preferencias: expreso, cortado ó con leche, el aroma que desprende un café recién colado es sorprendente y pese a las circunstancias que nos toque enfrentar es un aliciente para empezar con buen pie el día.

Un buen café se toma caliente

Una de las características que debe tener un buen café es tomarlo mientras esté caliente, ya que al enfriarse pierde sus propiedades en cuanto a sabor, por eso la importancia de contar con una buena cafetera que lo conserve como recién hecho.

Otro dato importante es lograr un buen colado, porque las borras del café suelen tener un sabor amargo que bien pudiera interferir en la calidad de una buena taza de café. Esto indica, que no debes considerar el café que quede en el fondo de la cafetera a la hora de servirlo.

Un secreto que no todos conocen es la utilización de la borra de café en una cacerola u olla con un toque de vainilla y otra poca cantidad de agua, para absorber olores cuando se preparan platos con fuerte olor como el pescado. En este caso, sólo debes incorporar la borra en otro envase, agregar agua y vainilla, llevarlo al fuego y esperar que suelte el aroma que además de ser agradable, minimiza los olores que se desean disipar.

Considera el uso de algunos complementos

Si bien sabemos que el sabor del café es inconfundible, existen complementos que pueden ayudar a reafirmar y pulir su sabor, como la canela en palitos y los clavos de especies (o clavos de olor). Incorpora cualquiera de estos dos complementos y siente la agradable sorpresa de un sabor mejorado en cada taza de un buen café.

Imagen cortesía de www.pixabay.com

Comments are closed.