¿Cómo se hacen las coronas dentales en un laboratorio dental?

Las coronas dentales se utilizan para cubrir completamente uno o varios dientes deteriorados. También es recomendable acudir a este procedimiento para mejorar el aspecto o alineación de uno o varios dientes.

 

Descubre más sobre las coronas dentales en un laboratorio dental

Las coronas son de cerámica, acrílicas o aleaciones metálicas que suelen ser más resistentes. Con las de cerámica se puede lograr que el color coincida con el color de nuestros dientes naturales.

Las coronas dentales y la mayoría de los puentes son prótesis dentales que son colocadas de manera fija y, a diferencia de otras prótesis, que se pueden sacar y limpiar a placer, la colocación de las coronas dentales consiste en cementar sobre los dientes o implantes existentes y sólo un experto (dentista) es capaz de extraerlas.

Es de suma importancia mantener una buena higiene bucal tras la colocación  de las coronas o puente, para así prolongar su duración durante muchos años, ya que con el correcto cuidado pueden durar toda la vida si es posible.

¿Qué función cumplen las coronas?

Cuando falta uno o más dientes, los espacios libres entre éstos logran que, con el tiempo, los dientes restantes se roten o se desplacen hacia los espacios vacíos lo cual provoca una estructura inapropiada aparte de fea. Sin mencionar también puede producir enfermedad de las encías y trastornos de la articulación (ATM).

Las coronas bucales ocupan el espacio dejado por uno o más dientes faltantes. En el laboratorio dental cementan los puentes a los dientes naturales o del espacio vacío. Luego, procede a unir un diente de reemplazo (en el espacio faltante), este diente se llama póntico, y al final uniéndose así a las coronas bucales que cubren los dientes “pilares”.

¿Cuándo son de necesidad las coronas?

Son necesarios en los siguientes casos:

  • Cuando se necesita proteger una pieza dental debilitada por las caries formadas.
  • Cuando hay que restaurar un diente fracturado o que presenta  un desgaste.
  • Para cubrir piezas con alteraciones de color o forma.
  • Para rehabilitar protésicamente algún implante.
  • Cuando es necesario reponer una pieza faltante en el caso de que no sea posible realizar un implante.
  • Cuando se necesita reemplazar obstrucciones de gran tamaño y no queda suficiente diente.
  • Evitar que un diente debilitado sufra fractura
  • Para cubrir un diente que ha sido sometido a un tratamiento de conducto.

Las coronas pueden ser confeccionadas totalmente de cerámica o Zirconio, metal, cerámica sobre metal o resina acrílica.

Comments are closed.