Como leer la etiqueta de los vinos

etiqueta-vino-informacion

 

Uno de los consejos elementales para elegir un vino, tanto si es en un supermercado como si es una tienda especializada es aprender a leer la etiqueta. Aunque la información que aparece en ella es diferente con cada botella y cada país, al menos todo los vinos que se producen y se comercializan en la Unión Europea tienen que cumplir unos mínimos.

  • La categoría del vino.
  • El volumen de vino que tiene la botella.
  • El nombre del embotellador y su dirección.
  • El país de origen del vino.
  • La cantidad de alcohol que tiene, expresado como un %.

Pero leer bien la etiqueta del vino que pretendes comprar no siempre es sencillo. En algunas marcas la etiqueta ofrece mucha informaicón y en otras no, sólo ponen lo imprescindible. Por ejemplo, algunas marcas te sugerirán con que comida es habitual meridar sus vinos tintos, rosados o blancos. Otros no lo hacen, aunque eso hoy en dia no es un gran problema porque siempre puedes buscar en Internet opiniones y reviews completas como las que ofrece la Web puntovino.com

Estampación y logotipos.

La etiqueta nos da mucha información, lo primero que nos fijamos en la etiqueta es la estampación o dibujo. Con esta parte de la etiqueta podemos saber si es un vino con tradición, por los escudos de las cepas o bodegas, o por otro lado podemos saber si es un vino más de autor por etiquetas desenfadadas y diseños más actuales. Los vinos que tienen Denominación de Origen tienen también una imagen que los identifica.

Categoria del vino

A grandes rasgos un vino que no indica otra cosa se trata de vinos jovenes, que suelen ser más frescos y afrutados si son de calidad. Los vinos que han tenido un pequeño periodo de maduración se llaman Crianza y suelen tener sabores con mayores matices. Los que pasan varios años en barricas de madera son vinos de Reserva o Gran Reserva, con precios normalmente más elevados y sabores más complejos, que no siempre se saben apreciar.

Graduación alcoholica.

Esta información nos va a facilitar si se trata de un vino fuerte, que es lo que en el argot viticola se expresa como tener cuerpo. A menor graduación, menor cuerpo, por lo tanto los vinos más ligeros tienen entre 11,5% y 12%, los vinos con cuerpo medio entre 12% y 14% y más de 14% tienen un cuerpo potente. Un menor cuerpo hace que la bebida sea mas suave, sobre todo si es dulce y que puedas tomar más cantidad sin emborracharte.

Propiedades organolepticas.

El tipo de vino, su categoría y la graduació alcoholica te pueden aportar una base del sabor que tiene aunque cada caldo tiene sus particularidades. Por ello algunas etiquetas además añaden más información al respecto. Por la variedad de uva de la cepa o viñedo o región del vino podrás adivinar sabores o notas características: por ejemplo si tiene notas más cítricas o más a frutos rojos, o si la uva tiene notas salinas o si es un vino de montaña. Lo más explicito sin embargo es que directamente añadan una nota de cata resumida en la que se expresa en palabras el sabor del vino.

La añada.

Una vez se coges tablas con los cuatro puntos anteriores el último punto es fijarte en el año de la cosecha, lo que en argot se dicen las añadas. Cada año puede variar mucho la calidad de un vino, incluso si tiene tradición y reputación contrastada. Cada viñedo tiene sus características constantes, como puede ser su ubicación, el tipo de uva y de suelo, pero hay parámetros como la temperatura, la lluvia, horas de sol que recibe la vid, heladas, vientos, que hacen que las condiciones varíen.

Comments are closed.